¿Cómo impulsar un negocio pequeño? De manera simple y clic-recta

En los últimos años son muchas las personas que se han lanzado a la aventura de emprender.

Han surgido muchas start-ups y pequeñas empresas llenas de ideas increíbles y con muchas ganas de comerse el mundo.

Quizá tú eres una de estas personas y sabes que la cosa no ha hecho más que empezar.  

Una vez pasada la etapa inicial del negocio, toca ir un paso más allá: es el momento de pensar en el crecimiento y consolidación de la empresa. Algo que, a simple vista, puede parecer todo un reto. 

Te entiendo. Yo mismo me he encontrado en esta situación.

Por eso sé que la clave es conocer las estrategias que te servirán para pasar de una fase inicial de tu negocio a una más avanzada y de crecimiento. 

Las acciones que puedes llevar a cabo son muchas, aunque hoy quiero hablarte de las cinco estrategias principales de crecimiento para impulsar un pequeño negocio y llevarlo al siguiente nivel. 

Tú luego decides si usar una u otra. O incluso combinarlas. 😉

1. Penetración de mercado

Empezamos por una de las estrategias más “sencillas”: lograr que cada vez más personas quieran comprar tu producto o servicio actual.

Más penetración de mercado es sinónimo de conseguir más cuota del mercado en el que ya estás presente. 

La idea es que esas personas que ahora mismo están con la competencia vean que tú ofreces algo mejor y decidan serte fiel a ti. 

¿Y cómo lograrlo? Bien, como ya te he comentado al principio, de tácticas hay muchas. No existe una receta mágica. 

De todas formas, si tu idea es definir una estrategia de penetración de mercado, es esencial que trabajes tu visibilidad y engagement

En esta etapa, céntrate en convertir tu empresa o negocio en una marca. En hacer branding estratégico. 

Trabajar el branding es muuuy importante si quieres diferenciarte de tu competencia y conseguir consumidores más leales, que tengan una mejor percepción de tu marca, etc.  

Haz benchmarking para conocer esas empresas líderes de tu sector, analizar qué estrategias llevan a cabo, qué relación tienen con su buyer persona, cómo comunican los beneficios de su producto/servicio, etc.

Esto te ayudará a tener buenas referencias en las que basarte para luego llevar a cabo tus propias acciones (y mejorar lo que hace la competencia). 

Una vez hecha la investigación, puedes llevar a cabo estas acciones para lograr más penetración de mercado: 

  • Aprovecha el marketing de contenidos: ya sea en formato redes sociales, blog, podcast… Si quieres ganar visibilidad y posicionarte como referente en tu sector, crea mucho contenido propio.


De esta forma, entre otras cosas, ayudas a que tu público objetivo entienda mejor lo que ofreces y das más visibilidad a tu empresa.

  • Dale caña a la publicidad de pago: casi todo el mundo está en redes sociales, así que la publicidad en ellas es casi obligatorio para todos esos negocios que quieren trabajar su visibilidad y, como resultado, ganar más cuota de mercado. 


La gracia del tráfico de pago es que, si se ejecuta bien, obtienes una rentabilidad a corto plazo.

Eso sí, ten claro que una de las claves está en el trabajo de segmentación que hace el trafficker: mediante una buena segmentación, se llega a esas personas que te interesa que conozcan tu producto y que ahora están con la competencia, por ejemplo. 

2. Desarrollo de mercado

Esta estrategia de crecimiento está enfocada en hacer crecer una empresa con los productos/servicios actuales dirigiéndose a nuevos mercados

Una vez ya tienes lanzado tu producto o servicio, es el momento de llegar a más personas.

¿Y cómo puedes hacerlo? Tienes que encontrar la manera de vender tu producto o línea de productos actual a un mercado similar (adyacente).

Algunos ejemplos de este tipo de estrategia de crecimiento los encontramos en el mundo de la restauración. En concreto, en el modelo de franquicias. Solo tenemos que ver el caso de McDonald’s o KFC. 

Pasaron de ser empresas pequeñas y locales a vender el mismo producto en nuevos mercados (por ejemplo, internacionales). 

Otro ejemplo de estrategia de desarrollo de mercado es empezar a vender en diferentes puntos de venta (aparte de la propia tienda física o digital). 

MrWonderful es un gran referente: han podido llegar a personas que a priori no conocían la marca porque no estaban tanto en RRSS (una de las principales armas de promoción de la empresa).

Mediante estos puntos de venta situados en tiendas de papelería y decoración, grandes superficies, etc., han dado a conocer mucho más la marca y convertir a estas personas en clientes.  

3. Desarrollo de productos

Esta estrategia es una de las más clásicas (pero no por ello menos eficiente). 

La idea es que, si ves que tu sector está muy saturado con productos o servicios parecidos, te plantees ofrecer algo diferente. Algo que tu competencia no tenga. 

En otras palabras: desarrolla nuevas líneas de producto o servicio, y véndelos a tu segmento de clientes actual. 

Al principio sé que puede parecer complicado, pero piénsalo: ya conoces a tu buyer persona, sabes qué le interesa y en qué estaría dispuesto a invertir. 

Esto te da una ventaja increíble a la hora de sacar más productos o servicios que tengan algún componente diferencial con respecto a tu competencia. Por ejemplo, tenemos el caso de Ikea con su servicio adicional de delivery

Incluso puedes optar por hacer un restyling de algún producto antiguo que se ha quedado obsoleto, y así añadirle nuevas funcionalidades o características que lo hagan diferente. 

Esto suele funcionar bastante bien, por ejemplo, en las marcas de champú: cada X tiempo, hacen cambios en la formulación y presentan el producto como algo novedoso y con más beneficios que el anterior. 

De esta forma, consiguen ahorrar en el desarrollo de producto, ya que no parten desde cero. 

4. Nuevos consumidores para nuevos productos 

O también conocida como diversificación. 

Se trata de la estrategia de crecimiento de empresas más arriesgada. Al fin y al cabo, significa abrirte a nuevos mercados y nuevos productos con los que nunca habías trabajado antes. 

De todas formas, es una estrategia que vale la pena explorar si tienes las ideas claras y el estado de tu negocio te lo permite. Te puede dar muchos beneficios (y alegrías).

A grandes rasgos, existen dos formas de diversificación: con productos o servicios relacionados con los ya existentes, o no relacionados y que no guardan relación con la actividad inicial de la empresa.

Un ejemplo de start-up que pronto implementó una estrategia de diversificación es, sin duda, Freshly Cosmetics.

De su marca inicial enfocada al cuidado de la piel y cabello de mujeres, pronto surgió la sub marca Freshly Kids, especialmente diseñada para el cuidado de los niños.

Al cabo de un tiempo, lanzaron su propia marca de maquillaje, Identy Beauty. Y, finalmente, en 2020 se abrieron al mercado del cuidado de mascotas con Freshly Pets. 

De esta forma, están consiguiendo crecer en los diferentes mercados relacionados con el sector de la belleza con productos nuevos que a priori no tienen por qué estar dirigidos al mismo buyer persona

Es una gran forma de llegar a esos consumidores que pueden estar solo interesados en X producto y conseguir que, después de una primera experiencia con la marca, se sientan atraídos por todo lo demás que ofrece.

De hecho, es la misma estrategia que siguió Apple: cuando sacó el iPhone, sirvió para dar a conocer el look and feel de la marca y llevar a consumidores de teléfonos móviles a probar otras líneas de producto de la misma empresa, como el Mac. 

5. Canales alternativos

Finalmente, no podemos olvidar una de las estrategias de crecimiento más implementadas este último año.

Se basa en ofrecer tus productos o servicios ya existentes a través de canales nuevos.

¿A qué te suena esto? Sí, exacto: a pasarte, por ejemplo, al canal online. A empezar a vender tus productos o servicios en Internet.

Ya sea mediante tu propia tienda online o web, este tipo de estrategia está más que comprobado que funciona.

Aunque ten en cuenta que las ventas tampoco se consiguen por arte de magia y que debes implementar algunas tácticas para que el nuevo canal resulte rentable. 

Hay ciertos elementos a tener en cuenta como, por ejemplo, dirigir tráfico a tu tienda online o web. De hecho, es una de las piezas clave para que esta estrategia funcione: de nada sirve tener miles seguidores en redes sociales si no consigues que vayan a la web.

Aquí puedes jugar con varias cartas, aunque personalmente te recomiendo que, si quieres conseguir nuevos clientes online, eches mano de la publicidad en redes sociales para derivar a los potenciales clientes a tu web. 

La suerte la publicidad digital actual es que te brinda la posibilidad de hacer una segmentación muy exhaustiva del tipo de público al que quieres dirigirte. 

Tienes la tranquilidad de saber que estás invirtiendo tu dinero en anuncios que impactarán a las personas con intereses y necesidades afines a lo que vendes en tu empresa.

Y, por lo tanto, puedes conseguir un buen retorno de la inversión en un corto plazo. 

Como has visto, existen varias estrategias para impulsar un negocio pequeño.

Recuerda que las grandes empresas en su momento también fueron pequeñas. Es cuestión de que analices tu situación actual y veas qué camino es el más adecuado que sigas para consolidar tu negocio. 

En cada estrategia de crecimiento se necesita llevar a cabo unas acciones determinadas y una que siempre está presente es la publicidad.

Si quieres conocer cómo podemos ayudarte en la consolidación de tu negocio mediante tráfico de pago, solo tienes que ponerte en contacto a través de este formulario y contarnos tu idea. Y, como siempre, puedes plantearnos cualquier duda que tengas sobre las mejores estrategias para hacer crecer un negocio, y te la aclararemos. 😊

¿Te ha gustado? Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
sigue leyendo
Tal vez te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *