Fórmulas de cómo mejorar las ventas de una empresa

Me encantaría empezar este artículo diciéndote que sí, que existe la receta mágica que te asegurará ventas en tu empresa.

De verdad, ojalá la respuesta fuera tan simple, rápida y directa.

Como ya debes saber, el mundo de las ventas es muy complejo.

Y si le añadimos la coletilla “online”, la cosa se complica todavía más.

Cada día hay novedades en el mundo digital y la adaptabilidad es la clave.

Pero no está todo perdido. Ni mucho menos.

Tan solo debes conocer unos aspectos fundamentales de las ventas y estrategias online que te allanarán (mucho) el camino.

Quédate por aquí y ponte cómodo, que empezamos. 😉

 

Marketing y visibilidad no tienen fórmula única

Si estás metido en las ventas online, entonces debes saber de marketing digital.

Ventas y marketing forman parte de la misma ecuación. No pueden ir separados.

Partiendo de esto, te recomiendo que te enfoques sobre todo en ganar visibilidad.

Que la gente te conozca.

Que conozca tu producto o servicio.

Si consigues esto, tienes mucho de ganado. Créeme.

¿Y cómo gano esta visibilidad?

Bien.

El título de este apartado no puede ser más claro: no existe una forma única de lograrlo.

Es importante que conozcas que existen diferentes canales que puedes usar: publicidad online, redes sociales, SEO, afiliación, etc. 

Y algo esencial: que, coordinándolos de forma adecuada, puedes conseguir grandes resultados. 

Pero, antes de meterte de lleno a definir qué canales incluirás en tu estrategia, es imprescindible tener clara una cosa.

Algo muy lógico, pero que a la vez muchos negocios no tienen en cuenta (por desgracia para ellos).

¿Quieres saber de qué te hablo?

De tu buyer persona, avatar o cliente ideal. 

Dilo como quieras.

Debes conocer a quién le estás vendiendo.

Y esto, que parece de cajón, es de lo que quiero hablarte a continuación.

Conoce a tu buyer persona: la base en una estrategia de atracción de clientes

¿Quieres disparar tus ventas?

Entonces no empieces la casa por el tejado y dedícale tiempo a los cimientos.

Conocer a tu buyer persona no es una tarea que puedas hacer en una sola tarde.

Debes dedicarle el tiempo necesario hasta que sientas que el perfil está completo.

Y te recomiendo, por ejemplo, que uses herramientas como el mapa de empatía para definirlo.

Conoce quién es, qué le gusta hacer, qué piensa, qué oye a su alrededor, cómo actúa, de qué fuentes de información o entretenimiento bebe. Y todo lo que consideres relevante.

Reflexionar sobre esto te dará una ventaja brutal cuando tengas que ponerte manos a la obra a crear estrategias.

Eso sí, ten en cuenta que deberás recabar una información u otra en función del tipo de negocio que tengas.

No es lo mismo un negocio B2B que B2C, como tampoco es igual un producto/servicio low cost que high ticket.

Dependiendo de cada caso, te interesará contar con unos datos u otros.

Tenlo muy presente. 😉

Y una vez esté claro tu buyer persona, llega lo más divertido (y también complicado): definir la estrategia de atracción de clientes.

Es el momento de elaborar tu embudo (o embudos) de ventas online. Es decir: tu estrategia de venta en internet.

Por si el concepto “embudo de ventas” te suena, pero no acabas de entender a qué me refiero, es sencillamente el camino que recorre una persona desde que sabe que existes hasta que acaba comprándote.

Y a lo largo de este camino puedes jugar con muchas piezas y ser creativo.

Aunque debes evitar esto a toda costa: que el posible cliente acabe desistiendo y te ignore.

Por ello, definir bien el embudo es la clave.

En otras palabras: definir qué acciones de marketing digital llevarás a cabo en cada paso que dé tu cliente en el proceso de compra.

Y no hace falta mencionar que estas acciones variarán según cómo sea tu negocio y los objetivos que te hayas propuesto alcanzar.

 

¿Cuándo usar lanzamiento u oferta?

Llegados a este punto, quiero hablarte sobre algunas estrategias que pueden interesarte para incrementar tus ventas online.

Por un lado, está la opción de hacer ofertas.

A todo el mundo le gustan los descuentos. Y, sin duda, es un muy buen reclamo para conseguir más visibilidad y clientes.

Pero cuidado, no abuses de esta estrategia.  

Hacer ofertas de forma esporádica, coincidiendo con fechas especiales, está bien.

En cambio, estar ofreciendo tus productos o servicios con un descuento de forma recurrente puede traer consecuencias.

Y no hablamos solo de la disminución de los ingresos, sino del peligro de que tus clientes potenciales acaben percibiendo tu producto o servicio de poco valor.

Total, si lo estás continuamente ofreciendo a un precio reducido, ¿quién tendrá ganas de comprártelo cuando esté a precio normal? No creerán que les merezca la inversión.

Por otro lado, ¿has oído hablar de los lanzamientos?

Lo más probable es que sí.

Los lanzamientos se han puesto muy de moda, sobre todo en el sector de los infoproductores.

Hay diferentes tipos de lanzamientos, pero la base es la misma: usar embudos de venta con el objetivo de llegar a cuanta más gente mejor, y así generar muchas ventas en poco tiempo.

Si vas a usar esta estrategia, puede irte muy bien hacer marketing de afiliados.

En otras palabras, que personas referentes en diferentes campos relacionados con el tuyo recomienden tu lanzamiento y lo visibilicen todavía más. Funciona muy bien. 😉

Finalmente, también puedes unir lanzamiento y oferta.

¿Cómo hacerlo?

Por ejemplo, si tienes un e-commerce, puedes poner toda la web en oferta durante X tiempo mientras se hace el lanzamiento del nuevo producto.

Así consigues que más personas conozcan tu negocio y tengan menos objeciones a la hora de probar tus productos, ya que su precio será reducido.

Para llevar a cabo estas estrategias, existen muchos canales de marketing digital que puedes utilizar.

Y uno de los mejores, es las redes sociales.

Las redes sociales más utilizadas: Facebook e Instagram

Existen muchos canales de venta online, pero, sin duda, el uso de las redes sociales es casi obligatorio.

¿Y por qué?

Por dos motivos principales.

Primero, antes de la definición del embudo, nos sirven para conocer bien el cliente al que nos dirigimos y sus necesidades.

Ponte en modo escucha activa en RRSS, visita los perfiles de tu competencia directa e indirecta, y observa qué comenta la gente, cómo reacciona al contenido de tu competencia, etc.

Y si tú también cuentas con un poco de comunidad en tus RRSS, aprovéchalo.

El valor que tiene esta información es incalculable y te ayudará muchísimo a no ir dando palos de ciego cuando definas tu estrategia.

Segundo, las RRSS, sobre todo Facebook e Instagram, son una pieza clave en un embudo.

Casi tooodo el mundo está en redes, así que sácale partido ya sea creando contenido orgánico como utilizando publicidad online.

Por ejemplo, utiliza la publicidad para impactar un público frío y hacer que te conozca. O haz remarketing para que acaben el proceso de compra si han dejado el carrito abandonado.

La publicidad en redes sociales es clave para ganar mucha visibilidad en un periodo de tiempo bastante reducido. Solo tienes que saber cómo hacerlo.

Y para ello existe la figura del trafficker digital. Si todavía no sabes bien quién es, te dejo este artículo sobre lo que es un trafficker para que le eches un vistazo. 😊

Finalmente, ¿conoces el neuromarketing?

El subconsciente tiene un papel destacado en los procesos de compra.

Las estrategias de marketing, al fin y al cabo, se centran en un conjunto de acciones enfocadas a persuadir a una persona para que acabe haciendo lo que una marca quiere.

Y aquí entra en juego la habilidad de conocer la psicología humana y saber usarla a nuestro favor.

En concreto, el neuromarketing es un conjunto de técnicas de investigación del subconsciente de las personas.

Ayuda a detectar patrones de conducta en nuestros clientes y aprovechar esta información para optimizar nuestras estrategias.

Por ejemplo, ¿conoces los gatillos mentales?

Quizá el concepto no te suene, pero estoy seguro de que con estos ejemplos verás cómo de presentes están en el día a día.

Por un lado, el marketing de contenidos se basa en parte en el gatillo mental de la reciprocidad.

Si una marca está continuamente ofreciéndote contenido de valor mediante sus canales de marketing (ya sea RRSS, blog, podcast, etc.), tú sabes que puedes confiar en ella para esa temática en concreto.

Y si llega el momento de adquirir un producto o servicio relacionado, es la primera marca en la que pensarás como posible solución a tu problema o necesidad.  

Le devuelves el favor, por así decirlo.

Por otro lado, el gatillo mental de escasez también te será conocido: la comunicación se centra en decirte que quedan pocas unidades de X producto o que la oferta se acaba en X tiempo.

Te crea urgencia, necesidad de actuar rápido y adquirir eso que te ofrecen.

¿O no te dan sudores fríos cada vez que en Booking te dicen que solo queda 1 habitación por ese precio y que reserves YA? 😉

En definitiva, dominar las bases del neuromarketing te proporciona un amplio abanico de posibilidades que puedes aprovechar en tus estrategias de venta online, como por ejemplo en la publicidad digital.

Y recuerda que, si todo esto te ha parecido interesante y quieres darle más caña a tus embudos de venta y publicidad, ya sabes donde encontrarnos.

Envíanos un email a hola@adsfactory.net o un mensaje a través de nuestra página de contacto, y vemos qué podemos hacer por ti. 😊

¡Hasta la próxima!

¿Te ha gustado? Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
sigue leyendo
Tal vez te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *