¿Quién gana la batalla, la publicidad orgánica o la de pago?

publicidad organica o la de pago

Para empezar, te voy a dar la respuesta corta: ambos.

Sé que quizás no era la que te esperabas, pero cuando leas este post entenderás a qué me refiero.

Lo primero que quiero que hagas es te olvides de todos los “prejuicios” que puedas tener en tu cabeza.

Tanto a favor como en contra de cada una de las opciones.

Deja en la puerta el pensamiento de que la publicidad de pago no funciona, o de que es muy difícil tener un volumen de ventas aceptables a través del canal orgánico.

Quiero que leas este artículo como si fuera la primera vez que escuchas hablar de ambos términos.

Cuando lo termines, podrás tener una idea clara de las diferencias entre la publicidad orgánica y de pago y cuáles son las ventajas y desventajas de cada una.

Pero, antes de empezar, vamos a repasar los básicos.

¿Quién es quién?

Cuando queremos hacer publicidad de nuestro producto o servicio en Internet, tenemos dos opciones.

La publicidad orgánica o la publicidad de pago.

En el primer caso estaríamos hablando del mítico “boca a oreja”.

Esos clientes que te conocen y llegan a ti por recomendación de otros.

En estos casos, tú nos has tenido que invertir (de forma directa) ni un euro en publicidad para conseguir a esa persona interesada.

Digamos que tu coste ha sido la consecuencia de hacer un buen trabajo.

Por ese motivo, mucha gente piensa que la publicidad orgánica es gratuita.

Y sí, es cierto que no supone un desembolso directo en publicidad.

Pero, hay que coger con pinzas esa afirmación. 

Por un lado, para tener un canal orgánico que funcione necesitas tener una marca personal fuerte. Es decir, que la gente te conozca y sepa que eres bueno en lo que haces.

Y eso, siento decirte, no es algo que pase de la noche a la mañana.

Necesitas crear mucho contenido de valor y cuidar a tu comunidad para que la publicidad de forma orgánica tenga un resultado positivo.

En contraposición a ella tenemos a la publicidad de pago.

Tal y como su propio nombre indica, aquí nosotros pagamos para poder anunciarnos en una determinada red social.

Como veremos más tarde, esto tiene sus ventajas y desventajas.

Ahora que ya tenemos claro ambos conceptos, veamos qué puntos tienen en común.

La definición del cliente potencial

Si has leído algún otro artículo de mi blog, ya te habrás dado cuenta de la importancia que le doy al estudio al detalle de nuestro buyer persona.

Es donde todo comienza y lo que determina si nuestra publicidad y embudo de ventas va o no a funcionar.

Por eso, antes de plantearte qué opción vas a escoger para anunciarte, piensa a quién te quieres dirigir.

Y no me refiero a hacer una definición rápida de hombre, de 30 a 40 años que vive en Madrid.

No, tienes que meterte en la mente de esa persona.  

Saber cuáles son sus miedos, sus objetivos, qué es lo que piensa, qué le está frenando para tomar acción…

Hazte todas las preguntas que sean necesarias hasta que sientas que la conoces a la perfección.

Publicidad orgánico o publicidad de pago: ¿Qué estrategia vas a seguir?

Ahora que ya sabes a quién te diriges, es hora de definir el customer journey.

Es decir, el camino que sigue una persona desde que no te conoce de nada hasta que se convierte en tu cliente.

Aquí es donde ya nos debemos plantear qué tipo de publicidad vamos a usar.

Y esto no significa que te tengas que decantar por una u otra.

Pero sí que debes tener en cuenta qué resultados deseas conseguir, en cuánto tiempo y, en base a eso, actuar en consecuencia.

Por ejemplo, si estamos haciendo un lanzamiento donde necesitamos un número mínimo de registrados, con casi total seguridad vamos a tener que tirar de la publicidad de pago.

En cambio, si estamos empezando y nuestro presupuesto es reducido, tiene sentido que le demos más caña al canal orgánico.

No hay una opción correcta, todo va a depender de tus objetivos, en qué tiempo lo quieras conseguir y el presupuesto del que dispongas.

Ahora es el momento de ver la ventajas y desventajas de cada opción.

Publicidad de pago: las ventajas

Como ya sabes, en la publicidad de pago debemos invertir para que nuestro anuncio se muestre al público.

A priori, puede parecer que esta opción no tiene ninguna ventaja.

Al fin y al cabo, estás pagando por publicitar tu marca en las principales redes sociales.

Pero, nada más lejos de la realidad.

El canal de pago tiene tres ventajas fundamentales.

El mundo es tu límite

Tal y como lo lees.

Con la publicidad de pago puedes hacer que tu anuncio lo vea tanto tu vecino del barrio como una persona que está en Australia.

Evidentemente, en cada caso habrá que adaptar el idioma y la estrategia, pero lo importante (y con el concepto que quiero que te quedes) es que es posible.

Con Internet no hay límites y tus anuncios pueden llegar tan lejos como tú quieras.

Aumenta tu visibilidad y notoriedad

Este punto está directamente relacionado con el anterior.

Como vas a poder anunciar tu producto o servicio donde quieras, tu marca será cada vez más visible.

Es pura matemática.

Cuanta más gente impactes con tu publicidad, más gente te empezará a conocer.

Tú tienes el poder

Si tienes métricas anteriores y sabes la cantidad que vas a invertir en publicidad, puedes hacerte una idea muy aproximada del número de clicks que van a tener los anuncios, del número de leads que vas a conseguir, etc.

Incluso las ventas que vas a conseguir con ese embudo de ventas.

Acelera el crecimiento de tu negocio

Sin duda alguna, una de las grandes ventajas de la publicidad de pago.

Puedes conseguir en un espacio relativamente corto de tiempo lo que a través de la publicidad orgánica te llevaría meses.

Y eso es muy interesante, da igual si estás empezando o si tienes una empresa consolidada.

Confiar el rumbo de nuestro negocio única y exclusivamente en el boca a oreja y en el algoritmo de Google puede llegar a ser peligroso.

Internet ha democratizado la publicidad

Hace no muchos años la publicidad en la televisión y la radio era accesible solo para unos pocos privilegiados.

A día de hoy, con la publicidad en redes sociales, eso se ha acabado.

Da igual si tienes un negocio local en un pueblo o una gran multinacional.

El mercado es de todos.

Publicidad de pago: las desventajas

Ya te he contado el lado bonito de esta opción.

Ahora me toca hablar de la letra pequeña.

La exposición al público

Debes grabarte esta frase a fuego en tu cabeza.

No puedes gustarle a todo el mundo.

A medida que aumentas tu presencia en Internet, tienes que estar preparado para recibir críticas negativas (y muchas veces no constructivas).

Mi consejo es que no te lo tomes como algo personal ni como un ataque hacia ti.

Aprende a gestionar el estrés

Ya sabes, cuando hay dinero de por medio todo se vuelve más estresante.

Por eso es tan importante tener una estrategia muy bien definida y donde planteemos varios escenarios, desde el más optimista hasta el más pesimista.

De esa forma, cuando las cosas no salgan como esperábamos, podremos reaccionar de forma rápida.

Publicidad orgánica: las ventajas

Recuerda, la publicidad orgánica es la que conseguimos de forma “natural”, sin tener que hacer un desembolso económico.

Y esa es precisamente su gran ventaja.

Es gratuita

Hablando de forma general y sin entrar al detalle de las inversiones que deberíamos hacer en otras herramientas (CRMs, plataformas de pago, etc…), este medio publicitario tiene coste cero para el anunciante.

El tráfico que consigues para tu embudo de ventas nace de las propias recomendaciones y de los resultados en los motores de búsqueda.

Publicidad orgánica: las desventajas

Aunque nos gustaría, no todo podía ser tan bonito.

Es muy lenta

Posicionar tu página dentro de los primeros resultados de la búsqueda de Google no es algo que vaya a pasar de la noche a la mañana.

Necesitas escribir mucho contenido y hacer un muy buen trabajo de SEO para ver tu web en esas posiciones.

Es un camino muy lento y en el que puedes tardar meses en ver los resultados.

La inestabilidad

Sí, es un medio gratuito, pero que depende 100% de un algoritmo que tú no controlas.

Mañana lo cambian y, de repente, pasar de estar en la primera posición a la décima y no podrás hacer nada al respecto.

Todo el trabajo no habrá servido para nada y te tocará empezar de cero.

No depende de ti

Al contrario que con la publicidad de pago, en el canal orgánico no puedes saber a ciencia cierta el tráfico que vas a tener en tu web.

Obviamente aquí el SEO juega un papel fundamental, pero volvemos al mismo problema del punto anterior.

Estamos jugando todas nuestras cartas a un algoritmo.

Y hasta aquí ha llegado este artículo.

Espero que te haya servido para entender qué te ofrece cada opción y cuándo es más interesante usar una u otra.

Lo más importante es que comprendas que ambas son complementarias y se pueden (y deben) usar y potenciar a la vez.

Si quieres darle caña a la parte de la publicidad de pago, ya sabes que en mi agencia Ads Factory podemos ayudarte.

Somos expertos en publicidad en redes sociales, en métricas y tenemos el conocimiento necesario para ayudarte a alcanzar tus objetivos.

Descubre cómo te podemos ayudar para que tu embudo de ventas comience a trabajar a toda velocidad.

O, si lo prefieres, mándame un email a hola@adsfactory.net y te cuento cómo te podemos ayudar.

Antes de despedirme, me gustaría que me dijeras en los comentarios si te ha parecido útil este artículo.

Espero tu opinión 😉

¿Te ha gustado? Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
sigue leyendo
Tal vez te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *